6 de febrero de 2012

LOS PRIMEROS DÍAS EN EL JARDÍN-PERÍODO DE ADAPTACIÓN

El ingreso en el jardín de infantes  supone para el niño un gran cambio; sale de su mundo familiar donde se le procura un ambiente de seguridad en el que se siente protegido y centro de atención familiar. La entrada en el mundo escolar hace que tenga que relacionarse en un espacio diferente, con muchos niños y adultos que no son de su confianza.
Esta  separación mutua niño-familia y la  manera de cómo se resuelva  será trascendente en el proceso de  adaptación.
También los maestros tendrán que adaptarse: a sus particularidades, sus costumbres,   sus ritmos, con un profundo respeto van a posibilitar que el proceso  de  adaptación sea lo mas gradual y fluido posible.
Los  padres influyen a la hora de la separación: sus temores, sus  expectativas, su seguridad o inseguridad… todo ello es captado por el  niño. Si su madre vive con dificultad este momento el niño lo verá como  algo inseguro y peligroso.
Para eso, habría que hablar  a sus hijos de la escuela de forma positiva.
Transmitirles seguridad y confianza.
No asustarlos ni amenazarlos  con el Jardín o con la maestra.
Acostumbrarlo a ir solo/a al cuarto de baño.
Animarlos a que mantengan contacto amistosos con otros niños y niñas.
 Las reacciones de los niños pueden ser distintas  y la  Escuela ha de estar atenta para ofrecer la respuesta adecuada a cada  caso. (Que un niño no llore no significa, a veces, que ya está adaptado)
A pesar de haber permanecido en un Jardín maternal  anteriormente,  el cambio de compañeros, espacios, dinámica de actividades y adulto a su  cargo, entre otras circunstancias, supone para el niño/a un esfuerzo  adaptativo importante que habrá que tener en cuenta siempre.

Debemos considerar que el niño/a en este período no puede distinguir entre  un abandono definitivo y otro temporal, se encuentra con una situación  tan desconocida como amenazante para su persona, situación que en  algunos casos vivencia como un abandono. Es lógico que en tales  circunstancias   emplee todos sus recursos para defenderse y  oponerse a este hecho.
En definitiva casi todos los niños pasarán por un período de  adaptación más o menos largo hasta que recobren la seguridad en sí mismos y  la confianza en el afecto y cariño que sus padres y madres les profesan.
Desde el punto de vista pedagógico, tiene una gran importancia este  periodo, ya que depende de cómo lo viva, negativa o positivamente,  dependerá su actitud ante la escuela, ante las relaciones sociales, ante  los aprendizajes …
¡LES DESEO UN HERMOSO COMIENZO DE CLASES!

No hay comentarios: