29 de febrero de 2012

ROSSINI HOY CUMPLIRIA 220 AÑOS

 Google lanzó en esta ocasión un doodle con doble motivo de celebración. Por un lado, el 220 aniversario del nacimiento de Gioachino Rossini, referente histórico de la ópera, y por otro, el emblemático día que marca a los años bisiestos.
Por eso el diseño de la portada del buscador está compuesto por ranas que cantan como si fueran grandes tenores.
La vinculación entre este animal y los 29 de febrero viene dado por un juego de palabras que surge en el inglés, y que no se repite en otros idiomas. El mismo tiene que ver por la similitud léxica entre la palabra “leapfrog” (salto de la rana) con “leap year”, que significa año bisiesto.
Ese es el motivo por el cual el megabuscador decidió homenajear al autor de “El barbero de Sevilla” utilizando a estos anfibios en su imagen.
G. Rossini
Gioachino Rossini o Gioacchino, como era conocido, nació en Pésaro, Italia, el 29 de febrero de 1792. Falleció en París, Francia, el 13 de noviembre de 1868.
En total escribió 39 obras. Era particularmente conocido por su ópera bufa (comedia), aunque tuvo gran incidencia en la rama más seria de este género.
Su última composición fue "Guillermo Tell", la cual lo hizo saltar definitivamente al estrellato. No obstante, y de forma sumamente misteriosa, Rossini decidió abandonar la música luego de su consagración, aún con buena parte de su vida artística por delante.


Escuchemos a Pavarotti, un grande de la ópera, cantando El barbero de Sevilla...
Y tambien Guillermo Tell...

26 de febrero de 2012

27 DE FEBRERO

Se iza la Bandera Argentina
Fue izada por primera vez en la ciudad de Rosario.
Creada por Manuel Belgrano, quien la diseñó con los colores de la escarapela nacional, celeste y blanca.
Por eso hoy festejamos el BICENTENARIO DE SU CREACION.
En Buenos Aires flameó por primera vez el 23 de agosto de 1812, en la torre de la iglesia de San Nicolás de Bari, donde hoy se encuentra el Obelisco.

23 de febrero de 2012

PREPARÁNDONOS PARA EL COMIENZO DE CLASES

Finalizadas las vacaciones de verano… nos preparamos para comenzar las clases. 
Este hermoso texto que pertenece a una canción de Hugo Midón, es nuestro  gran deseo para este regreso...
“La escuela puede ser”

                          La escuela puede ser un lugar
donde todo lo puedo encontrar,
si me dejan... buscar.

La escuela puede ser una puerta abierta
de par en par.

Una fuente para calmar la sed,
un espacio libre...
para imaginar el porvenir.

Pasen, pasen,
que ya comienzan
las clases...

No, no puede ser
solo un lugar para aprender a resolver
cuatro más cuatro y tres por tres.

No, no puede ser
una pared y nada mas.
La escuela puede ser un buen lugar
para soñar.

La escuela puede ser un lugar
donde todo lo puedo encontrar,
si me dejan... buscar.

Y puede ser un largo viaje de placer,
una aventura,
un buen lugar para crecer,
un espacio libre...
para imaginar el porvenir.

Pasen, pasen,
que ya comienzan
las clases.

Pasen, pasen,
que ya comienzan
las clases...

Pasen, sí, pasen,
que ya comienzan
las clases.

¡LES DESEO UN MUY BUEN COMIENZO DE CLASES!

12 de febrero de 2012

EL SABOR DE LA MÚSICA

Inusual experimento / Reúne a físicos, matemáticos, artistas y hasta un chef molecular

Decodifican los sabores de la música

Por Nora Bär | LA NACION
 
Gioseffo Zarlino, importante teórico de la música del siglo XVI, asignaba a ciertas consonancias la cualidad de "dulces" y "suaves". Berlioz se refiere a la "pequeña voz ácida del oboe". El transgresor Eric Satie, pianista y compositor del último siglo, pide en alguna de sus piezas que se toque "con la punta de la lengua". Estas asociaciones entre la percepción del sabor y ciertos parámetros musicales no sólo sugieren que existen puentes entre las experiencias sensoriales, sino que permiten preguntarse por la semántica del pensamiento (cómo construimos significado).
Es precisamente sobre estos temas que giró un inusual trabajo realizado por dos físicos, un matemático y músico argentinos, que acaba de publicarse en la revista Perception . Los científicos no sólo probaron que existe una correspondencia entre la música y el sabor, sino que las asociaciones exceden los atributos sensoriales para ingresar en el dominio de la semántica.
"Siempre me intrigaron las indicaciones, a veces muy curiosas y singulares, que aparecen en las partituras -cuenta Bruno Mesz, el pianista/matemático del grupo- y quería ver si había una cierta congruencia en la interpretación."
Mesz, del Laboratorio de Acústica y Percepción Sonora de la Universidad de Quilmes, es uno de los asistentes al curso de doctorado que dicta el físico Mariano Sigman en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, al que también concurren otros matemáticos, biólogos, lingüistas.
"Hablamos mucho sobre música y semántica, música y lenguaje, música y pensamiento en general -agrega Sigman-. Un día se nos ocurrió esbozar un proyecto para establecer puentes entre estas experiencias. Encontramos un montón: algunos intuitivos y otros no tanto. Por ejemplo, la representación del tiempo y del espacio. Casi todo el mundo piensa que el pasado está atrás y el futuro, adelante; es una arbitrariedad bastante persistente en todas las culturas. Casi todos creemos que hay colores cálidos y fríos. Son puentes sinestésicos entre la sensación térmica y la cromática. En este trabajo, nos preguntamos si existe una correspondencia ubicua entre dos experiencias sensoriales y culturales en apariencia distintas, la música y el sabor."
Para averiguarlo, los investigadores convocaron a nueve músicos entrenados en improvisación que venían de la música popular, académica y contemporánea, y les pidieron que realizaran 24 improvisaciones sobre la base de los cuatro gustos canónicos: dulce, salado, amargo y ácido.
Encontraron que estas palabras inspiraban patrones muy consistentes: el amargo se correspondió con sonidos graves y ligados, el salado, con el stacatto (notas bien separadas unas de otras), el ácido/agrio, con melodías muy agudas y disonantes, y el dulce, con música consonante, lenta y suave. "Las dimensiones que analizamos son las más típicas -explica Mesz-. El tono, la duración, la articulación o continuidad entre las notas, si los acordes son resonantes o disonantes, la intensidad..."
Para probar objetivamente las regularidades, Sigman y Marcos Trevisan, del Laboratorio de Sistemas Dinámicos y del de Neurociencia Integrativa, de la UBA, diseñaron un programa de computación que "escuchó" (decodificó) las melodías y reconoció con alrededor de un 80% de precisión si la palabra que había disparado su creación era "amargo", "dulce", "ácido" o "salado".
Pero la exploración no terminó allí. De un conjunto de 108 improvisaciones, los científicos luego les pidieron a 57 estudiantes sin ningún tipo de entrenamiento musical que escucharan los 15 segundos iniciales de tres composiciones correspondientes a cada sabor, ordenadas al azar. Después de cada una, los participantes tenían 10 segundos para contestar a qué sabor la asociaban. El nivel de acierto superó el 70%.
"Pudieron adivinar el gusto de la música casi a la perfección -dice Sigman-. Esto muestra que hay una promiscuidad sensorial que es la base de la metáfora y del pensamiento. Somos seres que construyen objetos semánticos, de significado, a partir de la experiencia sensorial. Y eso tiene que ver con cómo se organiza el pensamiento, porque esos puentes no son caprichosos, sino que tienen ciertas regularidades. Una primera pregunta es si responde a un condicionamiento cultural. ¿Responderían lo mismo en países que tienen música pentatónica? Esto abre preguntas cuya respuesta no conocemos..."
Pero lo más interesante está por llegar. Inspirado en la idea proustiana del gusto y el olfato como disparadores de la evocación, Bruno Mesz se lanzó a componer nueva música a partir de las improvisaciones. "Diseñé un procedimiento algorítmico de composición en el que las improvisaciones van evocando temas del repertorio clásico o popular por similitud -explica-. Por ejemplo, si hay algo que se parece a un fragmento de Beethoven, en lugar de utilizar el original pongo el de Beethoven, Puccini o lo que fuere. Así, se forman collages o mosaicos, con reminiscencias de los originales, pero siempre respetando el "sabor" original."
Hacia fin de año, estas creaciones darán lugar a una performance que combinará instalaciones, actuación, degustación. "La ciencia se comunica de manera siempre muy fría -concluye Sigman-. Queremos que este trabajo se exprese en un descubrimiento «sabroso» de correspondencias universales entre sabores y música. Una experiencia totalmente inusitada en ciencia."

10 de febrero de 2012

LLEGA EL CARNAVAL...

y nos vamos preparándos para Carnaval con el famoso Carnaval de los Animales del compositor francés Saint-Saëns. En el enlace encontraran 3 láminas con unas máscaras para descargar, colorear y recortar mientras escuchan la música:
  1. Introducción y Marcha Real del León
  2. La jaula de los pájaros
  3. Fósiles
Después, con las máscaras puestas, pueden inventar sus propias “coreografías”. Hacé clic en la imagen.

6 de febrero de 2012

LOS PRIMEROS DÍAS EN EL JARDÍN-PERÍODO DE ADAPTACIÓN

El ingreso en el jardín de infantes  supone para el niño un gran cambio; sale de su mundo familiar donde se le procura un ambiente de seguridad en el que se siente protegido y centro de atención familiar. La entrada en el mundo escolar hace que tenga que relacionarse en un espacio diferente, con muchos niños y adultos que no son de su confianza.
Esta  separación mutua niño-familia y la  manera de cómo se resuelva  será trascendente en el proceso de  adaptación.
También los maestros tendrán que adaptarse: a sus particularidades, sus costumbres,   sus ritmos, con un profundo respeto van a posibilitar que el proceso  de  adaptación sea lo mas gradual y fluido posible.
Los  padres influyen a la hora de la separación: sus temores, sus  expectativas, su seguridad o inseguridad… todo ello es captado por el  niño. Si su madre vive con dificultad este momento el niño lo verá como  algo inseguro y peligroso.
Para eso, habría que hablar  a sus hijos de la escuela de forma positiva.
Transmitirles seguridad y confianza.
No asustarlos ni amenazarlos  con el Jardín o con la maestra.
Acostumbrarlo a ir solo/a al cuarto de baño.
Animarlos a que mantengan contacto amistosos con otros niños y niñas.
 Las reacciones de los niños pueden ser distintas  y la  Escuela ha de estar atenta para ofrecer la respuesta adecuada a cada  caso. (Que un niño no llore no significa, a veces, que ya está adaptado)
A pesar de haber permanecido en un Jardín maternal  anteriormente,  el cambio de compañeros, espacios, dinámica de actividades y adulto a su  cargo, entre otras circunstancias, supone para el niño/a un esfuerzo  adaptativo importante que habrá que tener en cuenta siempre.

Debemos considerar que el niño/a en este período no puede distinguir entre  un abandono definitivo y otro temporal, se encuentra con una situación  tan desconocida como amenazante para su persona, situación que en  algunos casos vivencia como un abandono. Es lógico que en tales  circunstancias   emplee todos sus recursos para defenderse y  oponerse a este hecho.
En definitiva casi todos los niños pasarán por un período de  adaptación más o menos largo hasta que recobren la seguridad en sí mismos y  la confianza en el afecto y cariño que sus padres y madres les profesan.
Desde el punto de vista pedagógico, tiene una gran importancia este  periodo, ya que depende de cómo lo viva, negativa o positivamente,  dependerá su actitud ante la escuela, ante las relaciones sociales, ante  los aprendizajes …
¡LES DESEO UN HERMOSO COMIENZO DE CLASES!